El tema que me ha sido confiado para nuestra reflexión, formación y oración es el de Pentecostés.

Y creo que seguir el año litúrgico es la mejor manera de crecer en la fe, fortalecerse en la esperanza y trabajar en amor.

 

La fiesta de “Pentecostés” tiene orígenes del Antiguo Testamento. Era la fiesta, que se celebraba (y los judíos aún se celebran) cincuenta días después de la Pascua. Fue la fiesta de acción de gracias por los productos de la tierra.

En este contexto, hubo el Pentecostés Cristiano, el descenso del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles reunidos en el Cenáculo.

El Cenacolo …!

¿Cuántas cosas sucedieron en ese lugar?

 

Es el lugar donde Cristo instituyó al menos cuatro sacramentos:

la Eucaristía

El sacerdocio

Penitencia

Confirmación con la efusión del Espíritu

 

Al parecer, el Señor Jesús, atar el nacimiento de estos cuatro sacramentos a una ubicación exacta, ha querido vincular entre sí estos sacramentos para la creación, desarrollo y fortalecimiento de la Iglesia naciente.

“Toma y come: este es el cuerpo”; “Toma y bebe, esta es la copa de mi Sangre”.

Para entender este primer Sacramento debemos necesariamente dar un salto al pasado remoto, al comienzo de la historia de nuestra salvación.

La pregunta que me hago a ti y a ti es: ¿Por qué Dios lo creó?

Dios creado para una explosión de amor.

Dios no me necesita, no te necesita, no necesita nada. Es perfecto en sí mismo, en la unidad sustancial de la Trinidad de las personas.

Pero supongo que ese amor era tan grande que él quería amar a alguien y algo que no era Él mismo.

Y así creó el mundo con plantas y animales.

Y creó al hombre y a la mujer, a su imagen y semejanza.

Pero si leemos bien los primeros capítulos del libro de Génesis, nos damos cuenta de que el Señor no creó y abandonó el trabajo de sus manos.

Quería tejer un pacto de amor, de amistad, de (hoy este término es ampliamente usado) reciprocidad.

Y este pacto, con el lenguaje bíblico, se llama ALLEANZA.

Pero como todo pacto, los contratistas están obligados a cumplir sus compromisos: Dios y el hombre tenían un acuerdo. Pero el hombre y la mujer no han estado en los pactos y han cometido el primer pecado, que es el fundamento de toda acción moral perversa (original).

 

Pero, ¿qué está haciendo Dios?

En ese mismo momento cuando maldice al diablo / serpiente, promete la salvación.

Por supuesto, una salvación no inmediata, sino que lo promete.

“Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y tu linaje; esto aplastará tu cabeza y lo harás dentro de tu talón “.

¡Entonces, se trata de volver a armar la alianza!

¿Y con quién se hará?

Con Noah!

Gen 6:

[5] El Señor vio que la maldad de los hombres era grande en la tierra, y que cada diseño concebido por sus corazones no era más que maldad.

[6] Y el Señor se arrepintió de haber hecho al hombre en la tierra y dolido en su corazón.

[7] El Cantante dijo: “exterminaré de la tierra al hombre que creé; con el hombre también el ganado y los reptiles y las aves del cielo, porque lamento haberlos hecho”.

[8] Pero Noé halló gracia en los ojos del Señor.

Después de la inundación … :

[8] Dios le dijo a Noé y a sus hijos con él:

[9] “En cuanto a mí, he aquí, establezco mi pacto con tu descendencia después de ti;

[10] con todo ser vivo que está contigo, pájaros, ganado y fieras, con todos los animales que han salido del arca.

[11] Yo establezco mi pacto contigo: ningún ser viviente será destruido por las aguas del diluvio, ni el diluvio destruirá la tierra “.

[12] Dios dijo: “Esta es la señal del pacto, que coloco entre tú y yo y entre cada ser viviente que está contigo para las generaciones eternas.

[13] Mi arco lo coloco sobre las nubes y será la señal del pacto entre mí y la tierra.

[14] Cuando reúna las nubes en la tierra y el arco aparecerá en las nubes

[15] Recordaré mi pacto que está entre tú y yo y entre cada ser viviente en cada carne, y tendremos más agua para el diluvio, para destruir toda carne.

[16] El arco estará en las nubes, y lo observaré para recordar el pacto eterno entre Dios y cada ser que vive en cada carne que hay en la tierra “.

[17] Dios le dijo a Noé: “Esta es la señal del pacto que he establecido entre mí y toda carne que está en la tierra”.

Pero incluso con los hijos de Noé, las cosas salieron bien. Canaán transgredió la ley de la modestia, y por lo tanto esta alianza también falló.

Para hacer uno nuevo, ¡uno debe llegar a Abraham, el amigo de Dios!

Gen 17:

[1] Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció y le dijo: “Yo soy Dios Todopoderoso: anda delante de mí y sé sano.

[2] Pondré mi alianza entre usted y yo y los haré muchísimos “.

[3] Abram inmediatamente se postró con la cara en el suelo y Dios habló con él:

[4] “Aquí estoy; mi alianza está contigo y serás el padre de una multitud de pueblos”.

[5] Ya no te llamarás a ti mismo Abram, sino que te llamarán Abraham porque te haré padre de una multitud de pueblos.

[6] Y te haré muy, muy fructífero; Yo los haré naciones, y reyes nacerán de ustedes.

[7] Estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia después de ti, de generación en generación, como pacto perpetuo, para ser tu Dios y tu descendencia después de ti.

[8] Te daré, a ti y a tu descendencia después de ti, el país donde eres extranjero, toda la tierra de Canaán en posesión perenne; Yo seré tu Dios “.

[9] Dios le dijo a Abraham: “Debes guardar mi pacto, tú y tu descendencia después de ti de generación en generación.

 

Pero cuando con Israel los israelitas entraron de los amos en Egipto, a través de José, la alianza cesó una vez más.

Entonces, Dios quería hacer otro pacto con el hombre, y lo hizo a través de Moisés en el Monte Sinaí.

Dios se habría comprometido a ser Dios con ellos y para ellos, los hombres simplemente tendrían que respetar 10 reglas. Pero como bien podemos imaginar, el hombre no pudo mantener la fe, ni siquiera esta vez, con el pacto establecido con Dios.

Entonces …

Gal 4:

[4] Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley,

[5] para redimir a aquellos que estaban bajo la ley, porque recibimos la adopción del niño.

[6] Y que son hijos es una prueba del hecho de que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que llora: ¡Abba, Padre!

[7] Entonces ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también eres heredero por la voluntad de Dios.

[8] Pero una vez, debido a tu ignorancia de Dios, estabas subordinado a las deidades, que en realidad no lo son;

Entonces … ¡Dios envió a su Hijo!

Y hemos llegado a la institución de la Eucaristía.

La lectura debe hacerse teniendo en cuenta las palabras de la consagración del Cáliz.

En cada misa, el sacerdote dice: “Tomen y beban de él, porque éste es el cáliz de mi sangre de la alianza nueva y eterna, derramada por vosotros y por todos para el perdón de los pecados.”

¡El Cenáculo, entonces, se convierte en el nuevo Sinaí!

 

Es el lugar de la estipulación del nuevo pacto, que es connotado, sin embargo, por otro adjetivo: ETERNO.

Es decir, Dios mismo se da, en cierto sentido, la “azada en los pies”. ¡El pacto permanece en pie, incluso si el hombre no hace un pacto! La iniciativa es de Dios; Él lo quería de esa manera. Y todo esto en esa sola palabra pronunciada por el Señor Jesús, antes de sufrir la pasión.

Pero el Cenáculo es el lugar de la institución de la confesión.

Gv 20:

[22] Después de decir esto, sopló sobre ellos y dijo: “Reciban el Espíritu Santo;

[23] a quienes perdonarás los pecados se les perdonará y a los que no los perdonarás, no se les perdonará “.

Por supuesto que entendemos, de lo que hemos dicho hasta ahora, que la confesión está vinculado, sí, a la misión que Jesús dio a los Apóstoles y sus sucesores, pero sigue siendo, sin embargo, ligada sobre todo a la Eucaristía:” … derramada por vosotros y para todos EN REMISIÓN DE PECADOS “.

Y a este respecto, debemos tener en cuenta que incluso el sacerdocio está vinculado a ese momento fatídico: “¡Haz esto en memoria de mí”!

Sin embargo, un poco así, Jesús no hace nada sin que sea la voluntad del Padre, en el derramamiento del Espíritu Santo: “Recibid el Espíritu Santo”.

Aquí no es la efusión completa lo que habría sucedido en el día de Pentecostés, sino de los pródromos, de la promesa: ”

 

Gv 16:

Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; pero cuando me vaya, te lo enviaré.

[12] Hay muchas cosas que aún tengo que decir, pero por el momento no puedes soportar el peso.

[13] Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad, porque no hablará de sí mismo, pero lo que oiga, y os hará saber las cosas.

[14] Él me glorificará, porque tomará la mía y te lo declarará.

[15] Todo lo que el Padre tiene es mío; por eso dije que tomará la mía y se lo declarará.

 

At 2

[1] Mientras el día de Pentecostés estaba por terminar, estaban todos juntos en el mismo lugar.

[2] De repente, vino un rugido del cielo, como si el viento golpeara, y llenó toda la casa donde estaban.

[3] Y se les aparecieron lenguas de fuego que se dividieron y descansaron sobre cada uno de ellos;

[4] y todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otros idiomas mientras el Espíritu les daba el poder de expresarse.

¡El derramamiento del Espíritu dio vida a la Iglesia!

Y es la acción que el Espíritu Santo Dios todavía hace hoy. En el cristiano individual para el bien de toda la Iglesia.

Esto es para que podamos ser plenamente, como lo dijo el Catecismo de San Pío X, cristianos y soldados perfectos de Jesucristo con el Sacramento de la Confirmación.

2Tim 2:

[1] Por lo tanto, hijo mío, siempre saca fuerzas en la gracia que es en Cristo Jesús

[2] y las cosas que has escuchado de mí en presencia de muchos testigos, transmítelas a personas de confianza, que puedan enseñar a otros a su vez.

[3] Junto a mí, tomas tu parte del sufrimiento, como un buen soldado de Cristo Jesús.

Yo diría, y de hecho lo digo, que todo buen cristiano, todo verdadero cristiano debería ser un soldado de Cristo, que es templario, si no en la forma jurídica, ¡al menos en el espíritu!

Y entonces llegamos a “estrategias de batalla”.

¿Cuál es nuestro campo de batalla?

No debemos engañarnos a nosotros mismos: la nuestra ya no es una sociedad cristiana. Cuando enseñaba religión en la escuela secundaria, siempre comencé desde la justificación de esta enseñanza. Les dije a los estudiantes que la enseñanza de la religión católica (y no la historia de las religiones) es correcta por el hecho de que Italia era una sociedad culturalmente cristiana.

Señalé que todas las obras debían leerse a la luz de la fe de sus autores: escultura, pintura, arquitectura, música, toponimia e, incluso, lo culinario (ver por ejemplo las castañas del sacerdote o la strozza prieti).

Pero, ¿es esto realmente hoy?

Con gran sufrimiento debemos reconocer que el filósofo polaco Zygmunt Bauman tenía razón cuando definió a nuestra sociedad como una sociedad líquida.

Significa que, si bien en la edad moderna todo se dio como una construcción sólida, hoy en día todos los aspectos de la vida pueden ser modificados artificialmente.

Por lo tanto, nada tiene contornos claros, definidos y corregidos de una vez por todas. Esto no puede sino influir en las relaciones humanas, que se han vuelto precarias porque no queremos sentirnos atrapados; las influencias no faltan ni siquiera en el mundo político: de hecho ahora ya no intentamos construir el “mundo perfecto”, siguiendo un sistema político rígido y predeterminado, fuerte en una ideología consolidada, como lo fue en el pasado.

Tampoco agrego, consolidado por una fe común.

Entonces una tarea difícil nos espera.

El Espíritu dio paso a María y a los Apóstoles para ser entendidos por todos. Y nosotros también, investidos con el Espíritu en el día del Bautismo y la Confirmación, debemos ser no solo creyentes, sino también creíbles. Y si la primera comunidad cristiana fue “familia” alrededor de la Madre, la siempre Virgen María, nosotros también formamos una familia verdadera, fuerte, creíble y combativa, bajo la mirada atenta y atenta de María que nuestro Padre en el espíritu, San Bernardo de Chiaravalle, él ha predicado, cantado y amado tan excelentemente.

Gracias por su paciencia y su bienvenida.

 

 

 

Minister Templi

Don Antonio Cannatelli

Ritiro Spirituale dei Templari Cattolici d’Italia

Napoli, Sabato 14 maggio 2016