Dios es un suspiro indecible, plantado en lo más profundo del alma.