El valor impone respeto incluso a los enemigos.