Cuando el corazón habla, no es bueno que la razón se oponga.