El conocimiento del otro pasa necesariamente por el conocimiento de nosotros mismos.