Es fácil entender a Dios hasta que no se intenta explicarlo.