Cuando hay un destino, incluso el desierto se convierte en un camino.