El que quiere procurar el bien a los demás ya se ha asegurado el suyo.