Las preguntas más sencillas son las más profundas.