Amando al prójimo purificamos los ojos del corazón para llegar a ver a Dios.