No hacer nada por los demás es arruinarnos a nosotros mismos.